De viaje desde Barcelona a París

Hablar de Barcelona y París es hablar de dos de las ciudades más excitantes de Europa. Barcelona, vitalista y conjunción perfecta de tradición y modernidad; París, belleza, armonía y majestuosidad que invitan a soñar. Estas dos urbes, separadas por 1000 km de distancia y apenas dos horas de avión, pueden estimular nuestro afán aventurero y animarnos a emprender un viaje en coche donde podremos rememorar aquellos tiempos en los que la experiencia del viaje, con sus peripecias e incertidumbres, era más enriquecedora que la propia estancia en el lugar de destino. Este recorrido de poco más de mil kilómetros, que podría ser completado en diez horas de coche, merece ser acometido con la paciencia de los viajeros de antaño para disfrutar de las bellezas naturales, el atractivo artístico y la fascinación histórica que hallaremos en el camino.