Bosque de Boulogne

Bosque de Boulogne

Lago del Bosque de Boulogne -París

Una de las tendencias que se ha seguido desde la antigüedad es la de fomentar los espacios naturales cercanos a las grandes ciudades, como una forma de aportar una mejor calidad de vida a los habitantes del lugar, además de servir como magníficos lugares para practicar deportes o descansar.

Esa es una de las razones por las cuales las grandes ciudades han implementado desde siempre políticas destinadas a la creación de espacios naturales y la conservación de los ya existentes.

Así, Francia es un claro ejemplo de ello y esto puede verse en todas las regiones que la componen donde existen espacios naturales magníficos, inclusive muy cerca de las grandes ciudades como el Bosque de Boulogne, una enorme parque situado al oeste de la ciudad de París.

El Bosque de Boulogne formado por 846 hectáreas, representa solo una parte de aquello que fuera en el pasado una importante selva de hayas que llevaba por nombre Foret de Rouvray, donde habitaban ciervos y osos entre otros animales, siendo utilizado como coto de caza.

Dentro del bosque existe el hermoso Parque de la Bagatelle, que fuera propiedad del Conde de Artois y a quien María Antonieta, comprometió a través de una apuesta, a que construyera en el lugar un palacio en dolo dos meses, algo que ella estimaba imposible..

Sin embargo, el conde hizo trabajar casi mil obreros día y noche y después de 64 días la residencia de la Bagatelle estuvo terminada.

El palacio sobrevivió a la Revolución y posteriormente fue ampliado añadiéndose entre otras cosas una gran rosedal que desde comienzos del siglo XX se utiliza para realizar diferentes concursos internacionales.

El Jardin d’Acclimatation, ubicado en el corazón mismo del bosque es un espacio que ha sido creado especialmente para los niños. Fundado en 1854 por Saint-Hilaire, en sus orígenes surgió era utilizado como un lugar para la introducción y aclimatación de diferentes especies animales exóticas, pero desafortunadamente el parque zoológico fue ocupado por tropas durante la guerra y el ganado fue utilizado para alimentar a los soldados y también a la población.

Actualmente, el Jardin d’Acclimatation ofrece variadas atracciones infantiles como el Trencito, el Río Encantado, el Dragón y la Village des Maneges, una pintoresca feria con carruseles y atracciones diversas.

El Bosque de Boulogne ofrece servicios a los visitantes como el alquiles de bicicletas, caballos y restaurantes, además de las excursiones en embarcaciones que navegan los lagos artificiales que existen en el lugar.

El famoso bosque es considerado como el pulmón de la ciudad además de un lugar perfecto para alejarse del bullicio y del tráfico de la capital parisina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *