Bratislava, bella y pequeña ciudad de Eslovaquia

Bratislava, bella y pequeña ciudad de Eslovaquia

Castillo de Bratislava

La capital de Eslovaquia, Bratislava a pesar de ser una ciudad pequeña presenta un destino excelente para conocer sobre todo por los numerosos edificios históricos y una atesorada arquitectura que la han transformado en una verdadera joya a orillas del Danubio.

Así por ejemplo,  la Catedral de San Martín representa uno de los más importantes templos de la ciudad. De estilo gótico, se destaca en lo alto de su torre una magnífica representación de San Esteban ataviado con el traje típico de los jinetes húngaros, siendo esta iglesia el lugar elegido en infinidad de ocasiones como el sitio oficial para los eventos de coronaciones.

Frente a la catedral el Castillo de Bratislava se alza magnífico con sus más de ochenta metros sobre las tranquilas aguas del Danubio y forma parte de un paisaje que puede considerarse como el más tradicional de la zona.

Este castillo es uno de los más representativos de los edificios de Bratislava, construido durante el siglo XV por orden de Segismundo de Luxemburgo, fue levantado sobre las ruinas de una antigua fortaleza del siglo X.

Reformado en 1562 varias áreas del castillo se hicieron en estilo renacentista. Durante el año 1649 una nueva reconstrucción lo transforma totalmente al barroco, sufriendo un incendio en 1811 que lo mantuvo cerrado hasta 1950, momento en que toma nueva vida y funciona en la actualidad como la sede del Museo Nacional de Eslovaquia y Centro donde se realizan las reuniones anuales de la Asamblea Nacional.

Otra de las antiguas construcciones que se destacan en la ciudad es el que alberga el Ayuntamiento de Bratislava, considerado uno de los más hermosos del lugar, se encuentra situado frente a la plaza de Hlavné Neméstie.

Este edificio ha tenido una peculiar forma de ser construido ya que se unieron para ello varios edificios destacándose su bonita decoración en el tejado, contando además con una torre defensiva y una marca realizada en 1850 que es la muestra de la altura a la que llegaron durante las inundaciones las aguas.

Por su parte el Palacio del Primado, es un edificio de estilo renacentista construido en el siglo XVIII, con un enorme sombrero de cardenal que pesa más de 150 kilos y que se ubica en lo alto de su fachada, una decoración que se destacada ostensiblemente apenas se llega hasta el lugar donde el palacio se encuentra emplazado.

Construido durante los siglos XVIII y XIX el Palacio de Grassalkovich, ubicado en la avenida Suché Myto, fue en el pasado la residencia de verano del conde Grassalkovich y es hoy el lugar que sirve de morada al presidente de Eslovaquia.

Emblema de la ciudad la Puerta de San Miguel forma parte de la vieja muralla que protegía Bratislava en la edad media y funciona aquí un pequeño museo dedicado a todo lo referente a las armas utilizadas en esa época

Don construcciones peculiares son el Puente Nuevo y la Pirámide Invertida, que brindan un especial toque diferente al paisaje ya que una torre tiene 95 metros de altura y en la cima funciona un restaurante que ha sido diseñado con forma de platillo volante, en tanto que la Pirámide Invertida es un estudio de la emisora de Radio Nacional Eslovaca instalada aquí desde 1985.

Pequeña, colmada de encanto y con una arquitectura inigualable la ciudad de Bratislava es un destino turístico de increíble belleza que vale la pena visitar y recorrer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *