Castillo Sant’Angelo en Roma

Castillo Sant'Angelo en Roma

Ingreso al Castillo Sant'Angelo en Roma

Destacándose por su forma cilíndrica el Castillo Sant’Angelo es otro de los importantes símbolos de la ciudad de Roma.

Se trata de un mausoleo mandado a construir por el Emperador Adriano, funcionó como fortaleza durante el siglo XIV y se encuentra ubicado en el río Tiber también siendo conocido también  como la Tumba de Adriano o el Mausoleo de Adriano, obra que fuera culminada por Antonino Pío luego de la muerte de Adriano.

Su nombre proviene de la estatua que alberga el castillo y que representa al Arcángel Miguel, lugar elegido por Adriano para que tanto sus restos como los de su familia fueran depositados aquí para su descanso eterno.

El deseo del emperador fue cumplido y un año después de su muerte sus cenizas se colocaron en el mausoleo cuando corría el año 138 d.C.  Junto a ellas se encuentran también las cenizas de su esposa Sabina y las de su primer hijo Lucio Aelio Vero.

Volviéndose una tradición en la época, las cenizas de los siguientes emperadores que murieron luego de Adriano también fueron depositadas aquí, creándose una tradición que llega hasta el último Emperador Caracalla.

Con el paso del tiempo una gran parte tanto de la decoración como del contenido del mausoleo se perdió, sobre todo cuando el edificio fue transformado en una fortaleza militar, sobre todo porque el bronce, estatuas y algunas figuras de piedra se utilizaron contra los Godos que atacaban Roma.

A través de los siglos el castillo cumplió diversas funciones desde edificio defensivo, hasta lugar de detención y en la actualidad museo y espacio donde se realizan eventos culturales y sociales.

Cada una de las modificaciones que sufrió el castillo fue creando espacios nuevos que se anexaron a la estructura original como por ejemplo una red de subterráneos, además de celdas, escaleras y salas.

Al visitar el Castillo Sant’Angelo es posible recorrer la zona de los calabozos donde se encuentra aún la sala donde los detenidos hablaban con quienes los visitaban, además de las estrechas celdas. También puede visitarse la Sala de la Justicia lugar donde eran sentenciados a muerte los reos.

El castillo también fue cambiando su decoración dependiendo de las personalidades importantes que vivieron en él, siendo una muestra de ello la Sala Paulina con magníficos frescos realizados por artistas como Perin del Vaga.

Otras salas de gran interés la de Amore e Psiche, de Perseo, la Sala de los Festoni, la del Tesoro y la Sala de la Rotonda.

Durante el verano, el Castillo Sant’Angelo en Roma abre sus puertas ofreciendo diversos espectáculos y exposiciones, además de ofrecer sus restaurantes y bares y una vista magnífica desde la terraza y su célebre Passetto di Borgo, donde toda Roma se vuelve un espectacular cuadro.

En la actualidad el Museo Nazionale del Castel de Sant’ Angelo puede visitarse a diario y revivir el pasado de una ciudad increíble como Roma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *