Coimbra, antigua ciudad universitaria

Coimbra, antigua ciudad universitaria

Vista de Coimbra desde el río

Localizado en la región conocida como de la Beira Litoral, Coimbra es una antigua ciudad universitaria de Portugal con un peculiar ambiente de calles sinuosas, casas colgantes, castillos e iglesias que reflejan su esplendoroso pasado, siendo la primera capital portuguesa hasta la llegada el siglo XIII.

Un lugar de contrastes debido a su ubicación entre el mar y la montaña su principal atractivo natural se encuentra en el Valle del río Mondego, el de mayor caudal en Portugal.Esta situación geográfica estratégica ha transformado a Coimbra en un destino turístico muy procurado por viajeros que gustan del mar y las playas, encontrando en esta región una gran variedad de propuestas como las playas de Figueira da Foz y Mira, además de las termas de Amieira, Bicanho y Caldas de Geraldo entre otras.

En Coimbra puede también disfrutarse de un paisaje alpino incomparable gracias a las elevaciones como las que representan la Sierra de San Pedro de Açor, la de Lousa y la Sierra del Calcorinho.

Su antigua Catedral construida durante el siglo XII, el Museo Machado de Castro en el Palacio del Arzobispo, la Iglesia y Monasterio de la Cruz Santa o la Universidad, una de las más antiguas de Europa, son solo algunos de los tesoros que brinda Coimbra a sus visitantes.

De tradición universitaria,  Coimbra posee una importante biblioteca y monumentos magníficos que vale la pena conocer para adentrarse un poco más en su rica historia y comprender su crecimiento que la ha transformado junto con la provincia homónima en la tercera más importante de Portugal.

Conocida popularmente como la ciudad del Fado y de la Universidad, sirvió de inspiración para la realización de variadas obras de poetas convirtiéndose en un centro de arte con un patrimonio excelente.

Coimbra se divide en la ciudad Alta donde se encuentra el barrio universitario y la ciudad Baja que representa la zona comercial. De aire un poco melancólico y romántico su monumento más emblemático es sin lugar a dudas su antigua y prestigiosa universidad fundada en el año 1290.

La capilla de San Miguel de estilo manuelino conjuntamente con la biblioteca forma parte de los tesoros más valiosos de la ciudad, además de la antigua iglesia de Santa Cruz, construida durante el siglo XVI que refleja el arte manuelino y renacentista, como también el Monasterio de Santa Clara a Velha, de pasado legendario ubicado a la orilla del río Mondego.

Muy cerca de la Universidad la catedral Nueva, sencilla despojada en su exterior en su interior se destaca por la elegancia y belleza de su nave central.

La ciudad cuenta además,  con lugares encantadores como el parque temático Portugal dos Pequeninos, construido en la década de 1950 con maquetas en miniatura con los principales edificios del país y muy cerca de allí la Quinta das Lágrimas, un magnífico palacete barroco que funciona hoy como un hotel de lujo.

También vale la pena visitar su Jardín Botánico donde pueden apreciarse plantas procedentes de diversas partes del mundo, y a su lado es posible contemplar las impresionantes ruinas del Aqueducto de São Sebastião, construido en el siglo XVI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *