El Castillo de Edimburgo

Una fortaleza construida sobre una formación volcánica en durante el siglo VI el Castillo de Edimburgo sirvió como protección durante siglos a Escocia para defenderse de sus enemigos.

Durante casi doce años hasta el año 1186 sirvió como guarnición inglesa y fue nuevamente tomado por ellos en el año 1296 cuando Escocia luchaba por su independencia.

Este castillo ha sido testigo de guerras y conflictos incesantes sumados a los deseos de cada monarca que lo habitó hicieron de la arquitectura de la fortaleza lo que puede verse en la actualidad.

Durante toda su existencia siempre prestó un servicio de tipo militar y recién a mediados del siglo XIX comenzó a apreciarse su valor histórico, transformándose en una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad e inclusive de la misma Escocia.

Una visita al Castillo de Edimburgo permite recorrer tanto su interior como exterior con fantásticas vistas de la ciudad.

En el interior es posible disfrutar de la Sala de la corona y la Piedra del Destino, lugares donde están tanto las joyas de la Corona Escocesa y también parte del tesoro real de Escocia.

Una fantástica exposición de armas y armaduras de época se encuentran en el Great Hall, junto con varias armaduras de las que utilizaban los caballeros, siendo además el lugar donde se guarda la “Llave del Castillo”.

El Palacio Real, construido en honor al rey Jame VI de Escocia fue reformado en el año 1617 y aún se conserva en buen estado.

También vale la pena visita la Capilla de Santa Margarita, el edificio más antiguo que existe en Edimburgo ya que fue construida en 1124 en memoria de la madre del rey David I.

Una réplica totalmente ambientada muestra como era la vida de los prisioneros en la fortaleza a fines del siglo XVIII en la prisión de guerra que existe en el lugar.

También se encuentra aquí un cañones más antiguos de Europa que se caracterizaba por disparar piedras de más de cien kilos a una distancia de tres kilómetros y el famoso One o’Clock Gun, un cañón que ha sido disparado a diario desde el año 1861.

Dos sitios interesantes para visitar uno el que se creó como homenaje a todos los que fallecieron en conflictos bélicos desde la Primera Guerra Mundial el National War Memorial y el otro el Museo Bélico Nacional de Escocia además de los museos de los distintos regimientos.

En el Castillo de Edimburgo también existen dos restaurantes y en verano se organizan espectáculos y diferentes eventos sobre todo en los meses de julio y agosto aprovechando la celebración del Festival internacional de Edimburgo.

Un sitio que es visita obligada en la ciudad de Edimburgo, el castillo se encuentra abierto al público del 1 de abril al 30 de septiembre de 9:30 a 18.00 horas y del 1 de octubre al 31 de marzo de 9.30 a 17.00 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *