Gales y el Castillo de Laugharne

Gales y el Castillo de Laugharne

Vista del Castillo de Laugharne

Un paisaje natural maravilloso al oeste de la isla de Gran Bretaña, Gales es una invitación para quienes gustan de combinar el turismo natural y cultural.

Famosa por sus castillos, Gales presenta una importante variedad de estas fortalezas que en el pasado eran las residencias habitadas por los “señores” que protegían de los invasores sus pertenencias.

Ya sea en la zona de la costa como en la región montañosa, es común encontrar castillos en todos los trayectos que se realicen, tanto aquellos que solo han quedado en ruinas como otros que fueron reconstruidos y acondicionados.Pero sin importar ese detalle todos ellos tienen su historia y algunas leyendas que los han hecho famosos y los convierte en una atracción turística que llega a cientos de visitantes cada año a recorrer la región.

Entre ellos uno que se destaca es el Castillo de Laugharne, situado en el Condado de Carmarthenshire, en la desembocadura del río Taf y con un marco natural de gran belleza

Esta fortaleza estuvo por casi veinte años cerrado ya que se hizo una restauración total, además de diversas excavaciones en zonas cercanas a él, reabriendo sus puertas al público en el año 1996

Enclavado en una montaña con vistas al río Taf, entre otros famosos inquilinos, acogió a los condes de Norhtumberland y también a Sir John Parrott, de quien se dice fue hijo ilegítimo de Enrique VIII.

Durante la Guerra Civil fue también utilizado por los militares y sufrió un bombardeo en el siglo XVII, que dejaron la construcción casi totalmente destruida y lo convirtieron en uno de los más famosos y visitados

Hoy es posible llegar hasta él y recorrerlo en su totalidad disfrutando de sus amplios jardines y pequeños lagos que lo transforman en un fantástico lugar.

Construido en la época anglonormanda durante el siglo XII, en la actualidad la estructura que puede visitarse fue construida en el siglo XIII, quedando hoy conservada la puerta exterior y las murallas medievales que cierran todos los salones externos.

El Castillo de Laugharne puede visitarse todos los días a partir de las diez de la mañana y hasta las cinco de la tarde previo pago de una entrada de unos 9 euros por persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *