Iglesia de Santa María del Popolo

Iglesia de Santa María del Popolo

Fachada Iglesia de Santa María del Popolo – Roma

Roma es sinónimo de cultura e historia que cada año es descubierta por miles de viajeros que la visitan y recorrer sus zonas más emblemáticas con la idea de conocer los más famosos monumentos que ella alberga desde hace siglos.

Edificios increíbles, museos e iglesias forman parte de los itinerarios de los turistas que visitan Roma durante todo el año, algunos son más conocidos por la historia que recuerda la época de oro romana, en tanto que otros no lo son tanto pero bien vale la pena visitarlos.

Es el caso de la Iglesia de Santa María del Popolo situada en la plaza homónima y una de las más conocidas de Roma, situada en la puerta del lado norte de lo que fueron las famosas Murallas aurelianas.

La capilla original fue construida en el año 1099 por orden del Papa Pascual II, como una forma de conmemorar la conquista de Jerusalén en la época de las Cruzadas y según cuenta la leyenda el sitio para edificarla fue elegido porque allí se encontraba enterrado Nerón cuya alma no descansaba en paz y era preciso exorcizarlo.

Fue el propio pueblo de Roma quien sufragó los gastos que demandó la construcción de la capilla que fuera reformada durante el siglo XV y desde 1250 pasó a formar parte de un convento Agustino.

Su increíble interior se encuentra separado en tres naves con crucero, un ábside y varias bóvedas de crucería que a su vez son sustentadas por unas semi-columnas adosadas a la construcción.

Bramante le añadió a la iglesia el coro del ábside durante el siglo XVI y su cúpula fue decorada por el artista Pinturicchio, en tanto que Rafael fue el encargado de decorar la Capilla Chigi donde pueden verse mosaicos funerarios realizados en honor del banquero Agostino Chigi que patrocinó las obras.

Dos fantásticas pinturas de Caravaggio se conservan aún hoy en el interior de esta iglesia, ubicadas en la Capilla Cerasi una de ellas es La conversión de San Pablo y la otra es la Crucifixión de San Pedro.

Durante la ocupación napoleónica fueron afectadas las dependencias del convento para realizar una gran reforma en la Plaza del Popolo, pero posteriormente fueron reconstruidas.

Asimismo, en la sacristía se encuentran varios restos escultóricos del convento original que fuera destruido y también puede verse el antiguo Altar Mayor que poseía el templo originalmente, obra hecha totalmente en mármol por Andrea Bregno en 1743.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *