La Aguja de Cleopatra

La Aguja de Cleopatra

La Aguja de Cleopatra, monumento egipcio en Westminster

Pocos podrían imaginar llegar a Londres y encontrarse no solo con un monumento del Antiguo Egipto en la ribera del Támesis sino también con antiguas leyendas de maldiciones y misterios indescifrables.

Sin embargo, esto existe y se trata del monumento más antiguo que existe en Westminster ubicado entre los puentes de Waterloo y Hungerford.

Con 3460 años de antigüedad este monumento llamado Cleopatra’s Neddle (la Aguja de Cleopatra) es un obelisco proveniente del Antiguo Egipto, que en esa cultura son conocidos como “agujas”. Este ejemplar es gemelo con otro exactamente igual que se encuentra en el Central Park de Nueva York.

Mandado a construir por el faraón guerrero Tutmosis III en el año 1.450 a. C. su destino fue la ciudad de Heliópolis. Posee jeroglíficos que cubren toda su superficie de 21 metros de altura, son plegarias a Atum en un sector y en otro se narran las hazañas militares de Ramsés II.

Varios siglos después de su construcción y por orden de Augusto el monumento fue trasladado a Alejandría para que decorara la entrada al Caesarium. Sin embargo, antes de llegar a destino el monumento se perdió y quedó enterrado, conservándose intacto hasta que en 1819 se lo recupera y el sultán decide obsequiárselo a Inglaterra celebrando así la victoria de Nelson en Abukir sobre la armada de Francia.

En la época Londres no se hizo cargo del traslado y fue recién en 1877 cuando se decide traerlo a la ciudad, comenzando allí a nacer leyendas sobre maldiciones que lo tenían como objeto principal de desgracias que fueron sucediendo.

Entre ellas el primer barco que debía transportarlo se hundió nada más zarpar y el obelisco pasó de estar enterrado en la arena a encontrarse bajo las aguas.

Rescatado se lo colocó en una embarcación con forma de cilindro que flotaba y que sería arrastrada por una embarcación. Comienza el viaje y al llegar al Golfo de Vizcaya nuevamente un problema hace que el monumento quede a la deriva por varios meses.

Nuevamente se lo rescata y esta vez se lo lleva hasta su emplazamiento actual donde antes de ser colocado se enterraron en el lugar ejemplares del The Time, monedas y fotografías además de variados objeto dejados allí para la posteridad.

Un curioso monumento la Aguja de Cleopatra no tiene nada que ver con la reina del Nilo pero está cercado por leyendas e históricas fantásticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *