Monasterio de la Transfiguración al norte de Grecia

Monasterio de la Transfiguración - Grecia

Monasterio de la Transfiguración – Grecia

Conocido popularmente como el Gran Meteorón, el Monasterio de la Transfiguración es el más importante de los que existen en Meteora en los llanos de Tesalia, situada cerca de la ciudad de Kalambaka al norte de Grecia.

Este monasterio es el más antiguo y también el de mayores dimensiones de los seis locales y su gran atractivo arquitectónico lo ha hecho el más famoso de toda Grecia.

Construido a comienzos del siglo XIV el que hoy puede visitarse conserva aún estancias de la edificación original, con una nave magnífica que fue reconstruida en el siglo XVI.

Situado en la zona más alta del Platyx Líthos a unos seiscientos metros de altura sobre el nivel del mar, posee una ermita tallada totalmente en la roca que puede verse en la entrada del monasterio.

Una de las áreas más importantes de este monasterio es el Katholikon, una estancia construida durante el siglo XIV en forma de cruz griega con un duomo central donde se advierten íconos realizados entre los siglos XIV y XVI.

En su interior existen varias pinturas al fresco que a pesar de su antigüedad aún se encuentran en buen estado de conservación y muestran el más tradicional estilo Macedonio con escenas que representa a Jesús, la Vírgen y varios santos militares.

En la nave principal otras pinturas decoran el lugar todas ellas realizadas en el siglo XVI con diversas escenas bíblicas, existiendo también obras únicas como mosaicos, íconos rusos y griegos, además de relicarios, cálices y ornamentos religiosos diversos.

Una antigua y valiosa biblioteca forma parte del patrimonio del Monasterio de la Transfiguración, albergando la segunda colección de códices y manuscritos más grande del mundo, después de Biblioteca Vaticana. Unos tres mil quinientos volúmenes escritos en diferentes idiomas desdes el griego hasta el árabe, armenio y hebrero acrecientan el valor de este espacio increíble.

Pocas modificaciones ha experimentado este monumental monasterio que aún conserva la puerta de madera original en la entrada del área occidental, como el gran techo de madera construido sobre vigas donde es posible admirar varios gravados en honor a Justiniano y su esposa Teodora realizado en el siglo VI.

Aún hoy siguen haciéndose estudios arqueológicos que permitieron encontrar restos de la mezquita de los siglos X y XI como también cruces cristianas en su interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *