Museo de Olivos Milenarios de La Jana

museo-olivos-milenarios-la-janaEl Museo de Olivos Milenarios de La Jana, un verdadero milagro de la naturaleza situado cerca de Vinaroz en Castellón.

La existencia de este museo al aire libre tan original sorprende a los viajeros que visitan Valencia y llegan a Vinaroz y de allí solo tienen que hacer unos veinticinco kilómetros más hacia el interior para encontrar un área de campos de olivos donde se alza un peculiar museo al aire libre.

Olivos milenarios invitan a los turistas a realizar un enriquecedor recorrido y admirar estas bellas especies que tienen como mínimo 3,50 metros de perímetro del tronco considerando además que cada metro de perímetro representa unos doscientos años de antigüedad de cada olivo.

Este magnífico territorio que se extiende a orillas del río Senia en la zona que sirve de unión entre Cataluña, Aragón y Valencia abarca una gran cantidad de poblaciones y es una región en la que habitaron antiguas culturas como lo fenicios y romanos a pesar que fueron los musulmanes quienes comenzaron con la plantación de olivos.

Hoy existen en esta zona más de cuatro mil setecientos olivos concentrándose la mayor parte de estos árboles milenarios en La Jana donde es posible admirar más de novecientos en una zona que es considerada la que posee mayor concentración de este tipo de árboles de todo el mundo.

Una pequeña representación de esta maravilla natural se encuentra en la denominada Vía Augusta Romana donde es posible visitar una finca que posee una veintena de olivos milenarios de la variedad Farga y que ocupan solo una hectárea de superficie y al que se conoce como el Museo de Olivos Milenario de La Jana.

Esta bonita finca ha sido habilitada con el objetivo que los turistas puedan visitarla y realizar un interesante recorrido totalmente señalizado y que cuenta además con paneles informativos.

Se distinguen en el lugar unos nueve olivos que representan los más singulares dentro de su variedad destacándose uno de ellos en particular que lleva el nombre de Farga del Pou del Mas con casi mil seiscientos años de antigüedad.

La creación de este museo ha servido además como obra de protección que permite la conservación de estos impresionantes árboles y que no desaparezcan de la región sobre todo por su gran valor ecológico e histórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *