Museos curiosos de Europa

Museos curiosos de Europa

Museo más pequeño del mundo en Macedonia

En ellos no hallaremos obras de arte famosas, ni grandes joyas de la literatura o un recorrido por célebres autores de la literatura o la música, pero de ninguna forma defraudarán nuestra curiosidad con sus peculiares exposiciones, se trata de algunos de los museos más curiosos de Europa.

Alemania, por ejemplo posee el Museo de la Salchicha Currywurst, situado en Berlín este  sitio ha sido creado para rendir un merecido tributo a uno de los alimentos más famosos del país. Aquí es posible conocer todo el proceso  para la producción de este tipo de embutidos, además de proyectarse varios documentales y permitiendo que cada visitante pueda preparase un hot dog especial.

En París es posible visita el Museo de las Falsificaciones donde existe una exposición de más de trescientos objetos falsificados desde joyas hasta estatuillas famosas. Durante el recorrido es posible ver las falsificaciones comparadas con las verdaderos y hasta hacer un pequeño curso con diferentes claves que permitirán no dejarse sorprender con imitaciones.

El Museo más pequeño del mundo se encuentra en la ciudad de Dzepciste, República de Macedonia. Se trata de un espacio de solo siete metros cuadrados pero que en compensación guarda la historia de toda una civilización, con casi mil doscientas piezas este museo etnológico cuenta la historia de la región y su propietario el arquitecto Simeon Zlatev, un arquitecto jubilado, permite gratuitamente la entrada a quienes desean admirar su excelente colección.

En la cuna de la pasta, Italia se encuentra el Museo dela Pasta.Ubicado en la ciudad de Roma es posible apreciar aquí cómo es el proceso completo de elaboración de pastas tanto tradicional hasta el más moderno. También ofrece recetas y un resumen de la historia de pasta italiana a lo largo de ocho siglos.

La ciudad de Rüttihubelbad en Suiza, ha creado el Museo Sensorium, dedicado a los sentidos. Aquí es posible conocer en detalle cómo funciona cada uno de los sentidos, además de curiosidades de cómo piensa y funciona el cerebro o como es que respiran los pulmones.

Por último, en Ámsterdam es posible visitar el Museo dela Tortura, un escalofriante recorrido por la historia y todos aquellos instrumentos que fueron usados en la época medieval para torturar prisioneros, como una forma de hacer justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *