Rijksmuseum reabre sus puertas

Rijksmuseum reabre sus puertas

Fachada Rijksmuseum

El Museo Nacioanl de Ámsterdam (Rijksmuseum) se ha hecho conocido mundialmente por poseer la más famosa e importante colección de pinturas del denominado Siglo de Oro holandés, además de un rico patrimonio formado por arte egipcio y asiático, siendo la estrella de este museo el gran artista Rembrandt con obras como La ronda de noche, La novia Judía y diversos paisajes de la antigua Holanda.

Tras una reforma integral el museo ha reabierto sus puertas el pasado 11 de abril de 2013 y propone a sus visitantes hacer un viaje a través del tiempo recorriendo la historia de los Países Bajos. Dividido en cuatro plantas se han creado 80 nuevas salas y un espacio excepcional reinventado por arquitectos como Antonio Cruz y Antonio Ortiz con la colaboración del francés Jean Michel Wilmotte encargado de realizar la decoración del Louvre de París.

Las reformas realizadas al museo llevaron diez años tiempo durante el cual este gran espacio de arte se mantuvo abierto por sectores. A partir de ahora el gran palacio de Rembrandt abre sus puertas más bello y magnífico que nunca conservando la elegancia original de cuando fue construido en 1885.

Los cambios más notables se ha realizado añadiendo nuevas tecnologías que han permitido darle un toque moderno pero manteniendo su estilo y creando una nueva entrada, recuperando dos patios que ahora se han transformado en una plaza central y en un atrio colmado de luz que sirve para dar la bienvenida a sus visitantes.

En su interior se ha renovado la zona del vestíbulo que lleva a la Galería de Honor donde se encuentran las obras de Rembrandt, Jan Steen, Frans Hals y Johannes Vermeer y de allí es posible continuar el recorrido hacia las otras salas que tienen sus techos y bóvedas recuperadas.

La decoración original del palacio resurge tras esta reforma detalles que en el pasado no podían apreciarse en las grandes galerías además de una reestructuración en el ordenamiento de las obras que permite ahora apreciar mejor tanto las pinturas como los objetos de arte, brindando al público una experiencia realmente gratificante.

Lo más destacable es la luminosidad que han ganado los espacios interiores y la forma de presentar las colecciones con excepción de la Ronda de Noche de Rembrandt que ha vuelto a su sala original, en tanto que el resto siguen ahora un orden cronológico donde treinta salas han sido dedicadas a la Edad de Oro de los Países Bajos culminando el recorrido con diferentes salas dedicadas a obras del siglo XX.

Asimismo, se han agregado varios edificios anexos y entre ellos uno fue especialmente creado para albergar la colección de origen asiático con más de trescientos objetos y también se remodelaron los jaridnes que rodean el palacio volviendo a los diseños originales de Cuypers transformándolos en un verdadero museo al aire libre donde el público podrá disfrutar a partir del próximo mes de junio
de una retrospectiva del escultor británico Henry Moore.

El Rijksmuseum abre sus puertas durante todo el año y la entrada tiene un coste de 15 euros para mayores a partir de los 18 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *