Roma, una ciudad maravillosa

Al llegar a Roma la gran cantidad de lugares, monumentos y sitios interesantes para conocer son infinitos, pero siempre es recomendable, sobre todo cuando se trata del primer viaje visitar aquellos más emblemáticos y famosos.

Al ser una ciudad netamente turística las ofertas de hoteles en Roma son variadas y se adaptan a las necesidades y gustos de cada viajero.

Uno de los monumentos más representativos,  símbolo de Roma y de Italia es el magnífico Coliseo, una obra que fue elegida como una de las siete Nuevas Maravillas del Mundo en el año 2007.

Otros sitios que no pueden dejar de visitarse como el Monte Palatino, el Foro Romano y el Circo Máximo.

Así,  el Monte Palatino de unos cuarenta metros de altura separa el Foro Romano y el Circo Máximo que lleva a los visitantes a un viaje al pasado que permite imaginar como se desarrollaban los grandes eventos en esa extensión de seiscientos metros de largo.

El templo de forma circular dedicado a los dioses romanos está representado por el famoso Partenon, una edificación que se estima fue construida por orden del Emperador Adriano en el año 125.

Otra de las visitas obligadas que muchas personas reiteran cuando vuelven a Roma es la fantástica Ciudad del Vaticano. Un sitio que asombra por su fastuosidad y los monumentos que la componen como la Basílica de San Pedro, donde se destaca su imponente cúpula, también la Plaza de San Pedro y también la Necrópolis que fue abierta al público en el año 2006 y en ella se encuentra la tumba del Apóstol San Pedro.

Entre las plazas más visitadas se encuentran la Plaza España y Plaza Navona, la primera es famosa por su increíble escalinata encargada de unir la iglesia de Trinità dei Monti con la propia plaza y donde se encuentra la Fontana Della Barcaccia. En tanto que la Plaza Navona se distingue por sus obras de arte formadas por palacios, iglesias y fontanas.

La famosa Fontana di Trevi es uno de los sitios al que todos concurren para echar una moneda y cumplir con la leyenda que asegura que así se volverá algún día a Roma.

Cuando ya se han recorrido todos estos sitiosy luego de un par de días en la ciudad, aún queda mucho más que ver en Roma como la Villa Borghese un fantástico parque público donde se destacan sus jardines, edificios antiguos y museos, además de la conocida Galería Borghese que alberga obras de Tiziano, Caravaggio y otros famosos artistas de la época.

Cenrcano al Vaticano se encuentra el bello Castillo de Sant’Angello, a orillas del Tíber, un magnífico edificio mandado a construir por Adriano quien lo hizo para funcionar como mausoleo para su familia, a pesar que luego tiempo fue la residencia papal y también una importante fortaleza. Hoy funciona aquí el Museo Nacional, que puede visitarse diariamente.

Por último una caminata por la Via Appia Antica que permite también llegar hasta las Catacumbas de San Calixto un sitio realmente increíble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *