Vacaciones en Pitlochry, Escocia

Pitlochry Escocia

Avenida principal de Pitlochry – Escocia

Quienes visiten las bonita región de las Tierras Altas de Escocia no pueden dejar de visitar el pintoresco pueblo de Pitlochry, situado al norte de Edimburgo, cercano a la carretera A9 una de las rutas que conducen al famoso Lago Ness.

Este pequeño pueblo es un destino de vacaciones muy concurrido tras alcanzar notoriedad después de la visita de la reina Victoria en 1842 alojándose en el cercano Castillo de Blair.

Pitlochry, a pesar de ser una población pequeña con unos tres mil habitante,  ofrece a sus visitantes un espacio tranquilo donde descansar disfrutando de su arquitectura con casas de piedra estilo victoriano cuidadas con mucha dedicación, además de sus excelentes propuestas culturales desde festivales hasta espectáculos de teatro y también una buena oferta para los amantes del whisky ya que existen en la zona varias destilerías de una de las bebidas por excelencia de Escocia.

Durante los meses de verano la ciudad se llena de turistas que se acercan hasta aquí para disfrutar de sus bellezas naturales practicando senderismo, deportes náuticos en el Lago Tummel y recorrer el cercano Bosque de Faskall, lugar donde cada año se realiza un espectáculo de luz y sonido conocido como “El bosque encantado”.

El montañismo también es muy popular en esta zona sobre todo para la práctica de escalada de la montañas que rodean el pueblo, mientras que la pesca del salmón se hizo común tras la construcción del Fish Ladder una gran presa que hizo surgir el lago artificial de Loch Faskally.

Uno de los puntos más destacados de Pitlochry es el mirador Queen´s View, lugar que también visitó la reina Victoria tomando de allí su nombre y desde el cual pueden obtenerse maravillosas vistas del Lago Tummel.

Por último imposible dejar el pueblo de Pitlochry sin visitar el magnífico Castillo de Blair, propiedad del duque de Atholl, se destaca en el exterior por sus hermosos jardines a los que llegan los visitantes que desean recorrer la fortaleza.

La visita al Castillo de Blair puede hacerse en tres horarios diferentes estando a cargo de un gaitero vestido con el uniforme de los Atholl Hihglanders brinda una especial bienvenida al público a las once de la mañana y también a la una y tres de la tarde en el patio del castillo.

Ya en el interior del Castillo de Blair es posible recorrer sus magníficas estancias desde el gran salón de armas y otras salas donde se exponen recuerdos de familia, de grandes batallas y guerras, además de uniformes del ejercito de Atholl, culminando con la visita un recorrido por el gran salón de banquetes donde cada año se celebra el torneo de gaita escocesa llamado Glenfiddich y seguido a este salón la tienda de recuerdos del castillo donde pueden adquirirse productos nacionales desde whisky hasta mermeladas y prendas tejidas en pura lana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *